Crónica de aterrizaje: el desafío de transformar

Argentina
"Dejamos por un tiempo nuestro lugar, nuestros hogares, nuestras personas amadas, nuestras costumbres. Las dejamos rápido, a las corridas, sin mucho tiempo para reflexionar, pero cargadxs de ilusiones, de ganas, de fuerza y expectativas que se configuraron en el viento de esperanza que nos trajo hasta acá."

“Acá es que me encuentro ahora, en El Dorado, un barrio que pertenece al Municipio 18 de Mayo, recientemente creado, vecino de la ciudad de Las Piedras, departamento de Canelones, República Oriental del Uruguay.

Llegamos el viernes 7 de abril, tuvimos suerte ya que era semana de turismo y pudimos tomarnos unos días para adaptarnos antes de comenzar a trabajar con nuestros socios territoriales, lo cual supuso otro tipo de adaptación, tal vez más conocida, esa que tiene lugar cuando unx comienza un nuevo trabajo, con personas que aún no conoce, en un contexto que aún no conoce y va de a poco reconociendo y entrando, con profundo respeto y humildad, en ese entramado que constituye una red humana de trabajo colectivo con un fin determinado.
Entonces, ¿adaptarnos a qué? Adaptarnos a la moneda, a los precios, a la nueva casa que sería luego hogar, a lxs nuevxs compañerxs que serían luego grandes amigxs, a las múltiples maneras de hablar, de comunicarnos, de expresarnos, a los gustos en las comidas, a las costumbres, conocer las historias que traemos encima, conocer eso que nos puso aquí y ahora en este lugar.

Elegir ser voluntarix es una decisión maravillosa. Te propone innumerables desafíos, te pone a prueba como persona y como profesional. Esa idea ya rondaba en mi cabeza cuando postulé para América Solidaria. Hoy puedo afirmar que es necesario adaptarse también a ese desafío, a la idea de sostener la valentía por un año, convertirla en hábito. Adaptarnos a amanecer con cada nuevo sol, cargadxs de fuerza, de convicción, de ganas de hacer las cosas mejor, de ser mejor. Recargarnos luego de sentido en el encuentro colectivo, resignificar los que vivimos diariamente, a cada oportunidad que se nos presente redoblar el coraje, la voluntad, la fe.

Y todo eso, ¿para qué? Nos encontramos en esta experiencia de voluntariado rodeadxs de personas que día a día aúnan sus fuerzas por un futuro sin niñxs en situación de pobreza, impulsando y reafirmando los ideales de nuestros grandes próceres. Como dijera Artigas, prócer de lxs orientalxs “nada podemos esperar, si no es de nosotrxs mismxs”.

Nos convoca y nos reúne, entonces, este sueño, el de ver a nuestra Patria Grande con justicia social, donde lxs únicxs privilegiadxs sean lxs niñxs, donde la dignidad alcance a todxs, grandes y niñxs, a lo largo y a lo ancho del continente. Pero ese no es un soñar sin más, tomamos de él la fuerza para convertirlo en nuestro día a día, con la mirada atenta, buscando ese pequeño lugar donde poder plantar la semilla de nuestro mensaje, ese lugar donde sabemos que crecerá con mucha fuerza y que se expandirá con firmeza en los años venideros. Ese mensaje de amor que devuelve el valor a las culturas populares, a los saberes de nuestra gente, cuestionando a cada momento aquellos deseos que nos impone la cultura dominante.

Hace 21 años atrás, en las Primeras Palabras de su libro Pedagogía de la Autonomía (1996), Paulo Freire enuncia, con gran actualidad, que “la ideología fatalista, inmovilizadora, que anima el discurso liberal anda suelta en el mundo. Con aires de posmodernidad, insiste en convencernos de que nada podemos hacer contra la realidad social que, de histórica y cultural, pasa a tomarse casi natural.”

Aquí nos encontramos nosotrxs, quienes trabajamos por una realidad distinta, quienes enseñamos a aprender más y mejor a partir de la mirada crítica y el pensamiento reflexivo, dotando de ética nuestra praxis, buscando desarrollar la autonomía para la libertad. Aquí nos encontramos invitandolxs a entregarse al mundo con ojos curiosos, con actitud cuestionadora, con la voluntad inquebrantable de quien cree posible el sueño de un mundo más justo.”

Mercedes Insúa

Profesional Voluntaria Argentina